lunes, 21 de agosto de 2017

Blood (PC)



Aún recuerdo con cariño la época en la que los shooters en primera persona me resultaban divertidos. Fue un periodo breve, pero intenso, en el que disfruté de multitud de títulos de este estilo sin ningún tipo de prejuicio y en el que cada juego nuevo que sacaban merecía la pena ser jugado, al menos desde mi punto de vista de aquel entonces.
Si tuviese que elegir un solo juego de este género de entre todos los que he jugado no tendría ninguna duda en elegir el que hoy nos ocupa: Blood.


Como decía, tuve una época en la que los juegos de disparos en primera persona ocupaban gran parte de mi tiempo de ocio, si bien es cierto que nunca se convirtieron en mi género favorito. Esa época comenzó el primer día que probé el mitiquísimo Wolfenstein 3D, creo que aproximádamente en las navidades de 1992.  Fue el primero de muchos grandes juegos a los que pude viciar en los siguientes 5 o 6 años, el tiempo que más o menos me duró la adicción por este tipo de títulos.

De todos los que pude jugar hubo dos de ellos que se me quedaron especiálmente marcados. Uno de ellos fue Redneck Rampage, un juego muy loco desarrollado por Xatrix y del que intentaré hablar otro día. Y el otro fue, por supuesto, el juego que os quiero recomendar hoy.

Blood, título desarrollado por Monolith Productions, era un juego muy especial dentro de su género. Fue publicado en 1997 por GT Interactive, lo que más tarde se convertiría en la extinta Infogrames. Se trataba de un exclusivo para PC/MS-DOS y, aunque no es precisamente un juego desconocido, nunca gozó de la popularidad de títulos como Duke Nukem 3D, Quake o Doom.

"I live... again..."

En realidad este juego comenzó a desarrollarlo una pequeña compañía independiente llamada Q Studios, la cual había sido contratada por 3D Realms para realizar un FPS. Recordemos que 3D Realms había desarrollado previamente la saga Duke  Nukem, y en ese momento se encontraba desarrollando también Shadow Warrior. Para poder volcarse por completo en el desarrollo de este último titulo decidieron vender los derechos de Blood a Monolith, que fue el estudio que terminó de desarrollarlo. El resultado fue, desde mi punto de vista, inmejorable.

Nos encontramos ante un juego con un corte oscuro y lúgubre, con grandes cantidades de sangre y todo tipo de escenas desagradables. Es un juego incluso demasiado oscuro para su género, al menos lo era en la época en la que salió.

Comienza con una pequeña CGI que nos explica de forma muy breve el argumento principal y el objetivo del juego.  En esta escena nos encontramos una ceremonia en la que podemos ver a cuatro miembros importantes de una secta o culto de nombre Cábala. Entre los miembros encontramos a nuestro protagonista, Caleb y a su amada, una mujer llamada Ophelia. En la misma ceremonia se encuentra el Dios al que están adorando, Tchernobog, el cual de repente decide condenar a sus sirvientes y dos de ellos son secuestrados, cada uno por un ente diferente: Cheogh, el Rey de las Gárgolas y Shial, Reina de las Arañas. Cerberus, el guardián de las puertas del infierno, incinera a otro de los sirvientes.
Nuestro protagonista, Caleb, por el contrario, es explusado a la tierra, y condenado a vivir eternamente en el interior de un sepulcro.
El juego se inicia cuando Caleb resucita misteriosamente, saliendo de su tumba y portando una horca en sus manos


¿Bengalas explosivas? Bengalas explosivas.
A nivel técnico el juego cumple con creces, pese a que el motor que usa el juego (Build) estaba un poco desfasado para la época.
Las texturas son vistosas y consiguen un buen realismo en los escenarios.
En cuanto a las animaciones de los enemigos, son bastante buenas en su mayoría. Algunos enemigos tienen una animación diferente para cada lado al que se dirigen, algo que no era habitual en los FPS de esta época.

La atmósfera tétrica es un elemento que estará presente durante todo el juego y se trata sin duda de su sello de identidad. Predominan los colores grises y pálidos, en un gran contraste con los litros de sangre que bañan el escenario junto con los miembros cercenados de nuestros enemigos.

Como hemos dicho, gráficamente se quedaba un poco atrás en comparación con otros juegos de su época. Esto se nota en el hecho de que no hay ni una sola textura en alta resolución. Pero es un juego que consigue transmitir lo que quiere transmitir con los recursos que tiene, e incluso se podría decir que el apartado gráfico pasa a un segundo plano gracias a una buena ambientación general.


Algunas armas tienen su miga. Como por ejemplo este muñeco de vodoo con
el que podemos hacerle perrerías a nuestros enemigos.
La mayoría de los escenarios son cementerios, templos y sitios oscuros, aunque existe también una pequeña área urbana. 
También tiene algunos detalles dignos de mención, como por ejemplo el recrear alguna que otra localización de la película "El Resplandor", algo de lo que cualquier persona que haya visto este film se va a percatar.

Por poner un punto negativo, que lo hay, es sin duda la penosa calidad de las CGI del juego. En el año 1997 ese tipo de escenas podían y debían realizarse con más recursos. Si bien es cierto que estas escenas son imprescindibles para comprender la trama del juego hay que reconocer que son infumables. 

Las CGI son sin duda el punto más negativo del juego 

Afortunadamente este detalle no afecta para nada a la mecánica ni a la jugabilidad, así que es un detalle que se podría perdonar.

El sonido es muy bueno y realista, tanto en lo que a ambientación se refiere como en las armas y las voces. Algunos enemigos tienen hasta su propio idioma y emiten unas voces que hacen que el juego de bastante grima en determinados momentos. La música del juego es casi toda en formato MIDI, salvo algún tema, y aunque no es nada del otro mundo cumple su función.

Pero uno de sus puntos más fuertes es, de lejos, la jugabilidad.

Lo que sin duda nos va a aportar este juego es diversión, mucha diversión. Cuenta con una curva de dificultad muy gradual, aunque si esta te parece demasiado sencilla siempre puedes elegir jugar en el nivel más difícil.

Lo primero: contamos con una gran cantidad de armas, que además desde el principio algunas son bastante potentes, lo cual siempre le da vidilla a un juego de estas caracteristicas. Empezaremos con una simple horca, pero pronto conseguiremos una pistola de bengalas explosivas y una escopeta. Entre medias conseguiremos un muñeco de Vudú con el que podremos hacer sufrir a nuestros enemigos a base de bien. Poco más tarde podremos usar una ametralladora e iremos obteniendo algunas armas mucho más peligrosas, como por ejemplo un cañón de napalm que nos vendrá genial para quitarnos a grandes grupos de enemigos de encima...

Y es que en este juego hay muchos enemigos.  Y cuando digo muchos, significa MUCHOS, sobre todo si se juega en niveles elevados. Esto se debe a que la IA de los mismos no es nada especial. No se puede decir que los enemigos sean estupidos, pero a veces son demasiado mecánicos, y para contrarestar este hecho los desarrolladores decidieron plagar los niveles de enemigos que nos van a acorralar en más de una ocasión.

Estos son muy variados y dan bastante miedito, todo sea dicho. Aparte de lzombies, que será lo primero que encontremos, hay ratas, gárgolas e incluso manos que caminan solas y que se te tirarán al cuello para estrangularte. 
Pero sin duda, el enemigo que más vamos a acabar odiando es el llamado Culto. Son miembros de tu antigua secta, ataviados con una toga con capucha y que emiten unos gritos desagradables a más no poder. Encontraremos Cultos pertrechados con diferentes armas, como escopetas o cajas de dinamita que no dudarán en lanzarte para hacerte volar por los aires.
Además tendremos que vérnoslas con los tres "jefes"que aparecen al principio del juego: Cheogh, Shial y Cerberus.

Los llamados Cultos son de lo peorcito del juego. No tengas piedad con ellos.
Pero no solo encontraremos enemigos en el escenario. También existen personas normales, civiles que a veces huyen despavoridos correteando por el mapa y a los que podemos matar si queremos. Incluso hay unos mimos (el típico payaso ambulante) haciendo sus estúpidos números por allí. Nadie sabe porqué han escogido ese lugar para realizar sus actuaciones, pero en cualquier caso podrás librarte de ellos desmembrándolos con tu arma de turno. Al fin y al cabo para eso les han puesto ahí, así que ¿por qué privarse?

En cuanto a la mecánica del juego, viene siendo la misma que en todos estos juegos de la época. Avanzar por escenarios, matando enemigos, buscando llaves que nos permitirán abrir puertas o interruptores que abrirán otros puntos del mapa.
Para esto nos ayudaremos de las ya mencionadas armas, así como de otro tipo de items que iremos encontrando por el mapa: los típicos botiquines, unas gafas de visión nocturna y unas botas para saltar más alto y llegar a puntos de otro modo inaccesibles.

Cheogh, el Rey de las Gárgolas, será uno de los jefes a los que
tendremos que hacer frente.
Hay que recalcar también que el juego tenía un apartado multijugador online con varias modalidades, aunque yo nunca lo llegué a probar, ya que en aquella época casi nadie teníamos internet en casa.

El juego contó en su momento con varias expansiones oficiales que ampliaban la experiencia. También nació una comunidad de fanáticos que sacaron alguna que otra expansión de manera no oficial y que hizo que el juego tuviera una scene nada despreciable durante muchos años.

Mi conclusión final sobre este juego es que es altamente recomendable para todos aquellos amantes de la sangre y lo oscuro. Por momentos vamos a sentirnos como si estuvieramos en una novela de Lovecraft, gracias tanto a la ambientación como a la historia en sí. Y si te gustaron otros FPS de la época, estoy convencido de que este lo vas a disfrutar sin problemas.

Si queréis probar el juego en formato portable, lo podéis DESCARGAR EN ESTE ENLACE, cortesía de nuestros amigos de CLABA: BLOOD (Portable)







.

3 comentarios:

  1. Buen repaso del juego. A lo dicho añadiría que el juego tenía audio CD, con lo cual podías escuchar la misma música midi como audio normal y la cosa mejoraba un montón, las piezas corrían a cargo de un tal Daniel Bernstein y podían escucharse maravillas como ésta:

    https://www.youtube.com/watch?v=qiysYPVkVv8

    Otro punto importante es sobre las armas, cada una de ellas tenía un disparo secundario que solía ser más dañino que el primario, con lo que armas como la pistola de bengalas pasaba a disparar cinco de un solo disparo y eso hacía bastante pupita.

    Hay muchos más detalles que comentar sobre este juegazo, pero lo mejor es que los interesados lo jueguen y lo vivan en sus propias carnes.

    ResponderEliminar
  2. Es un juego que me gustaba mucho y se me daba bien, aun así no lo pude terminar, ni este ni su hermano de motor, el shadow warrior.

    Por dificultad? No, era difícil, los cultistas podian acechar tras cualquier esquina con sus escopetas de doble cañón, y los dos tiros completos a quemarropa te los tragabas muchas veces antes de saber como habías muerto. Pero con tiempo avanzabas.

    Porque no enganchaba? Para nada, era un juego divertido e interesante. Muchos juegos tenias que conseguir de golpe para dejarlo porque si.

    No. Mi problema era su inestabilidad, al menos en mi PC, el juego se colgaba con una irritante frecuencia y eso acabó con mi paciencia antes que los gritos de los cultistas.

    A ver si con esta versión portable puedo jugarlo sin temor a reiniciar a los diez minutos y por fin, acabar la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que ya no tienes problemas, en los sistemas actuales corre sin problemas. Ya me contarás :)

      Eliminar