sábado, 2 de septiembre de 2017

Atlantis: The Lost Tales (PC)


El género de las aventuras gráficas da para mucho. Y os lo dice uno que ha jugado y rejugado unas cuantas. Por querer salir un poco de lo más típico hoy os traigo una aventura bastante peculiar y que es querida y odiada a partes iguales por aquellos que han tenido oportunidad de probarla. 
Os presento Atlantis: The Lost Tales.

Y es que este juego está lleno de luces y sombras, sin dejar de ser (desde mi humilde opinión) una grandísima aventura gráfica.

Fue diseñado por Cryo Interactive, aquel estudio francés que desarrolló juegos tan geniales como Lost Eden, la saga Egypt o el magnífico Dune, inspirado en la novela de Frank Herbert.
Esta compañía se caracterizó siempre por crear juegos a partir de historias ya existentes, como es el caso del juego que nos ocupa hoy. 
Fue publicado por Cryo en Europa y por Interplay en Norte América en 1997, siendo la primera versión la de PC. Más tarde se publicó también en  Playstation y Sega Saturn, aunque en versiones muy inferiores. Es por ello que en este artículo vamos a analizar únicamente la de PC.


El juego nos mostrará imágenes increíbles ya desde la intro inicial
La historia nos sitúa en la mítica ciudad de Atlantis, oculta a lo largo de los años de aquellos que amenazan su belleza.  Un pacífico y orgulloso bastión de la civilización. Es el hogar de muchas maravillas, como las torres blancas que se alzan sobre la ciudad y alcanzan el cielo, o el palacio de la reina Reah.
El lugar se encuentra aislado, desafiando el tiempo.
Pero detrás de esta bella ciudad se está gestando una conspiración que pondrá en peligro no solo a Atlantis, sino a toda la humanidad.

El juego comienza con una espectacular introducción en la que vemos como nuestro protagonista, Seth, llega a los terrenos del palacio de Atlantis a bordo de una nave mística, mientras una voz en off nos narra brevemente la historia de la ciudad. Seth ha de convertirse en nuevo miembro de los Companions, lo que sería el equivalente a la guardia real. Los Companions viven para servir y proteger a la reina Reah.
Sin embargo Seth está destinado a cosas mucho más grandes que ser el guardaespaldas de la reina. A su llegada al palacio comienza nuestra aventura.


Las localizaciones de la isla son realmente espectaulares
Nuestra misión será llevar a cabo una investigación para averiguar dónde se encuentra la reina Reah, que ha sido secuestrada.
Según vayamos descubriendo pistas la trama se irá complicando cada vez más y más. 

Jugaremos desde una perspectiva en primera persona, como en la mayoría de aventuras desarrolladas por Cryo.
Podremos movernos libremente por el escenario haciendo click en la zona a la que queremos dirigirnos. El escenario son imágenes predefinidas a través de las cuales nos podemos mover con una simulación de animación, salvo en algunas zonas en las que al desplazarnos parecerá que estamos pasando diapositivas.  El llamado efecto "Omni 3D" nos permitirá girar la cámara 360º e incluso mirar hacia arriba y hacia abajo, con lo que podremos observar cada zona con detalle sin problemas. 
Contamos con un inventario que podremos abrir con un simple click en el botón derecho del mouse.

En el apartado gráfico, nos encontramos con un juego muy bien acabado para la época en la que salió. 
Los escenarios cuentan con una belleza notable. Los modelos de los personajes están bastante bien hechos y los movimientos de los labios al hablar están perfectamente sincronizados. Lo malo es que cuando jugamos este juego en los equipos actuales vamos a notar una aceleración exagerada en los movimientos de los personajes, cosa que no pasaba cuando jugábamos con los equipos de finales de los 90.
Las animaciones, por el contrario, no están tan bien hechas. A veces da la sensación de que estamos hablando con marionetas y no con personas de verdad. Además, las caras de los personajes parecen casi todas iguales. 


El juego cuenta con un sonido atmosférico de gran calidad. La música no se queda atrás y encaja perfectamente tanto con el personaje como con los diferentes momentos del juego.
Además las voces de los diálogos están traducidas al castellano, un gran punto a favor de este título.

En cuanto a la jugabilidad y la dificultad... bueno, aquí es donde el juego empieza a flojear bastante.

No es que Atlantis no sea un juego divertido, ni mucho menos. Su grandísima historia se ocupa de mantenernos enganchados durante las casi 30 horas de duración de la aventura. Y si bien es cierto que los puzles y misterios que tenemos que resolver no son excesivamente complicados y siguen una lógica razonable, hay algunos factores que pueden resultar algo desesperantes.

En primer lugar: hay diferentes formas en las que podemos "morir".  Aparte de la posibilidad de morir cuando fracasamos en un puzle, a veces, durante los diálogos, se nos pedirá que tomemos una elección. Si elegimos la opción incorrecta o tardamos más de la cuenta en elegirla, moriremos. El margen de tiempo que nos dan para sopesar las diferentes opciones y elegir una de ellas es muy corto, lo cual nos va a hacer volver al último punto guardado para volver a intentarlo. Esto nos lleva al siguiente punto negativo.

El sistema de autoguardado que usa el juego es un auténtico inconveniente. No podremos guardar la partida manualmente y dependeremos única y exlusivamente de los puntos de autoguardado que nos brinda el juego. Esto quiere decir que cada vez que muramos tendremos que volver al punto en el que el juego haya decidido guardar la partida. Quizá ese punto se encuentre muy por detrás de donde hemos muerto. Además, cuando queremos restaurar nuestra última partida guardada, nos encontraremos con los archivos colocados de forma aleatoria y tal vez nos cueste encontrar la partida a la que queremos acceder.


Reah, la reina de la civilización perdida.
Por otra parte, otro de los problemas que presenta el juego es cuando activamos la opción de subtítulos. A veces estos subtítulos no aparecen y eso nos puede llegar a causar problemas, sobre todo cuando estamos siguiendo el tutorial de algún puzle o similar.

El cursor también puede proporcionarnos algún quebradero de cabeza, ya que si no lo colocamos correctamente en la pantalla simplemente desaparecerá y nos podemos volver un poco locos.

Salvando esa serie de problemas, nos encontramos ante un gran juego. Como he comentado, tanto la historia como los gráficos y el sonido hacen de esta aventura un producto más que recomendable. Si a esto le sumamos la gran cantidad de horas de juego que nos va a proporcionar creo que se puede afirmar sin problemas que los amantes de este género disfrutarán de este título.

Quizá no haya envejecido muy bien. Quizá no sea digno de entrar en el olimpo de las grandes aventuras gráficas. Pero sin duda merece ser jugado y recordado. 

Espero que sepáis disfrutarlo como es debido. 

Gracias por leernos una vez más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario