miércoles, 11 de julio de 2018

Dick Tracy (Megadrive)


La 16 bits de Sega nos ha dejado auténticas joyas a lo largo de los años, eso es indudable. Pero existen unos cuantos títulos de Megadrive/Genesis que merecen una mención especial y este es sin duda uno de ellos, sobre todo por su gran calidad técnica y el gran detalle del que hace gala.

Dick Tracy es un "must have"  como la copa de un pino y en este nuevo análisis os vamos a explicar los motivos.


Aunque el juego que hoy nos ocupa está directamente basado en la película dirigida y protagonizada por Warren Beatty, lo cierto es que el personaje de Dick Tracy fue creado en la década de 1930, protagonizando una serie de tiras de prensa publicadas principalmente en el Chicago Tribune. Aquellas historias cortas fueron un rotundo éxito, lo que llevaron al personaje de Tracy a protagonizar también un programa de radio y una serie de televisión que duró 15 capítulos. Más tarde se realizó un largometraje que se estrenó en 1945 y que fue protagonizado por Morgan Conway.

Pero sin duda alguna la versión más conocida e intergeneracional es la anteriormente mencionada, la cual se estrenó en 1990 y se llevó numerosos premios, entre ellos nada menos que 3 Óscar. Fue, como he dicho, dirigida y protagonizada por Warren Beatty y contaba con un elenco de grandes actores y caras conocidas, entre ellos Al Pacino, Madonna o Dustin Hoffman, por mencionar solo a unos cuantos.

El juego está inspirado en el film de 1990, ganador de 3
premios de la Academia.

Si bien la película no tuvo tanto éxito como otras de la misma época y estilo (como la maravillosa Batman de Tim Burton), consiguió una buena recaudación, convirtiéndose en la novena cinta más taquillera de 1990. Cabe destacar, aparte del reparto ya mencionado, el grandísimo trabajo de producción y maquillaje, por el cual la película fue premiada y que hace que a día de hoy siga luciendo de maravilla.



El éxito de esta cinta, que se produjo en pleno boom de los sistemas domésticos de videojuegos (con los 16 bits funcionando a toda mecha en casi todo el mundo), tuvo como consecuencia lógica varias adaptaciones para las consolas y ordenadores de la época, siendo la de Megadrive/Genesis la más recordada por su excelente apartado técnico y sus grandes dosis de diversión.

Si tuviste la oportunidad de jugarlo en su día, seguramente te quedaste con la boca abierta. En su momento, sin llegar a ser algo escandaloso, sí que resultaba visualmente impactante, gracias a su estética fiel tanto a la película como al cómic.

Fue desarrollado por Blue Sky Software y publicado por Sega en 1990.

La historia sigue la trama del film, aunque de forma muy resumida, como solía ser habitual en esta época y este tipo de juegos. Controlamos al bueno de Dick Tracy en su afán por derrotar al gánster de turno, Alphonse "Big Boy" Caprice y sus compinches. Nada remarcable en este punto.

La mecánica del juego, pese a ser simple, no deja de ser entretenida. Es un shooter de scroll lateral en el que tendremos que ir avanzando hacia la derecha a la par que eliminamos enemigos con nuestro arma. A los que nos aparezcan delante les tendremos que disparar con un arma corta, pudiendo agacharnos (o saltar, dependiendo de la altura en la que nos encontremos) para esquivar el fuego que nos envíen. Sin embargo, también nos aparecerán enemigos en la parte superior de la pantalla, a los cuales tendremos que disparar con nuestra ametralladora. Si mantenemos pulsado el botón de disparo dejaremos de movernos y tomaremos el control de una retícula con la que tendremos que apuntar y disparar a los enemigos que aparezcan en el fondo.



Al principio la mecánica es bastante simple, puesto que en los primeros minutos del juego los enemigos no son demasiado inteligentes. Los que nos aparecen por los lados izquierdo y derecho no pueden agacharse y disparar y es mucho más sencillo lidiar con ellos. De esta forma, lo único complicado al principio es acabar con los enemigos que nos aparezcan en el fondo.

Pero a medida que el juego avanza lo hace también la curva de dificultad, como es lógico, y en algunos niveles apareceremos sin ningún tipo de arma, teniendo que acercarnos a los enemigos mientras esquivamos sus disparos o navajazos, para acabar golpeándoles finalmente con nuestras manos desnudas. Esto puede parecer sencillo en el papel, pero en la práctica necesitaremos de gran rapidez y habilidad para realizar estos movimientos sin que acaben con nosotros.



Para romper con la monotonía de avanzar y matar el juego nos ofrece niveles en los que iremos montados en el costado de un coche policial, disparando a gánsters que van montados en otros coches en movimiento. Por supuesto estos niveles irán siendo cada vez más y más difíciles, llegando a ser desesperantes en la segunda mitad del juego. Porque sí, amigos, este juego es bastante difícil y tendremos que morir muchas veces para poder completarlo.

Entre medias nos iremos enfrentando también a los jefes de turno, que son los mismos que aparecen en la película (Flattop, Prunceface...), algunos de ellos acompañados de sus sicarios, lo que hará que en los últimos niveles del juego sea verdaderamente complicado acabar con ellos. 

Para suavizar un poco la dificultad el juego nos ofrece los típicos níveles de bonus, que consisten en unas prácticas de tiro en las cuales tenemos que disparar a los mafiosos y evitar a los civiles y policías. De esta forma conseguiremos puntos extra y, lo que es más importante, créditos para continuar el juego cuando muramos. Que ya os digo yo que vais a morir unas cuantas veces, avisados quedáis.


En el apartado técnico hay que destacar los excelentes gráficos del juego. Le dan a este título una ambientación única, muy similar a la del film original, siendo lo más vistoso sin duda los colores y las animaciones de los personajes. Los escenarios son algo oscuros y a veces repetitivos, pero están bien cuidados y cumplen perfectamente. Sería genial que Dick tuviese algo más de movimiento, ya que no podemos hacer que corra y el paso lento que lleva a veces se hace pesado a la hora de ir avanzando o de saltar encima de alguna plataforma. Esto convierte la experiencia general del juego en algo tedioso, puesto que en un juego de acción se echa de menos algo de velocidad, algo que solo encontraremos si acaso en los niveles de conducción. Sin embargo la dificultad de la que hace gala consigue engancharnos lo suficiente como para que no nos aburramos y queramos continuar hasta el final.

El sonido del juego es algo básico, salvando el ruido de la ametralladora, que es bastante realista. La música tampoco es que sea nada del otro mundo, excepto algunos temas, como el del inicio del juego sin ir más lejos. Afortunadamente, en este título no escucharemos ese tintineo desagradable típico de las pistas de audio de Megadrive, lo que es un punto a favor.


En términos generales es un gran juego que respeta y sabe utilizar la licencia del film, adictivo por su mecánica simple y a la vez por el reto que conlleva terminarlo. 

Si queréis probar el juego en formato portable, lo podéis DESCARGAR EN ESTE ENLACE: DICK TRACY (MEGADRIVE PORTABLE)

Gracias por leernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario